Publicado el Deja un comentario

¿PORQUÉ ACUMULAMOS ?

La acumulación es uno de los problemas más recurrentes en las casas. Espacios abarrotados, que han dejado de ser funcionales y han perdido su encanto. En muchos casos se convierte en un problema de gestión del hogar, por lo tanto, la vida deja de ser cómoda y agradable y pasa a ser una tortura moverse por la zona.

En general acumular se convierte en un hábito recurrente, un hábito silencioso y sobre el cual casi nunca reflexionamos. Simplemente hemos adoptado la costumbre de guardar todo lo que no utilizamos, así sin más. A diferencia de hace algunos años, se acostumbraba usar mucho las cosas, remendar, reparar y traspasar para aprovechar al máximo la utilidad de casi todo. No era muy fácil acceder a determinadas comodidades por lo que todos los recursos se gestionaban de manera diferente. Y guardar tenía un sentido, pues sabíamos que iba a pasar a otras manos o que serviría más adelante.

Hoy en día en tan fácil comprar y sustituir todo lo que se nos pueda ocurrir por otro objeto que esté de tendencia, o simplemente porque nos gusta. Lo que más se acumula en una casa es ropa, ya que vivimos en una sociedad que nos condiciona a ir vestidos para la ocasión, para ir a la piscina, para ir de fiesta, para ir a algún evento social, etc. La ropa es muy fácil y asequible de adquirir, la hay más barata y más cara, para todos los bolsillos, pero indistintamente de nuestro poder adquisitivo, hablamos de que sustituimos sin parar temporada tras temporada, con lo cual vamos dejando atrás muchas cosas que ya no nos hace ilusión usar.

El ciclo de adquirir para sustituir es casi infinito, pero ¿Qué pasa si ese ciclo no lo sabemos gestionar?. Pasa que nuestros armarios y muebles se ven atestados de cosas que vamos dejando en el olvido porque nos centramos siempre en lo nuevo que llega a nuestra casa. Y nuestras casas se van convirtiendo en un lugar de almacenamiento, no en un hogar para vivir.

¿CUÁNDO DEBEMOS PREOCUPARNOS?

Acumular se convierte en un problema cuando las cosas invaden nuestro espacio vital y no nos permite estar a gusto, cuando las cosas toman las riendas los espacios y no al revés.

Si analizáramos con detenimiento cada rincón de nuestro hogar, y empezamos abriendo los cajones de cualquier armario, ¿Qué cantidad de cosas encontraríamos que no utilizamos para nada?. Seguramente muchos objetos inservibles, absurdos o descubriríamos que tenemos muchas unidades de un mismo objeto, o que hemos guardado algo que no sirve para nada, y en realidad no tenemos ni idea de cómo ha llegado hasta ahí y está ocupando un espacio.

Los objetos silenciosos que se van quedando por lo rincones y cajones de nuestra casa son muchos, yo he creado una lista de 35 pero seguramente que encontraré muchas más. Estos son objetos que en su momento fueron útiles pero que ya no tienen ninguna utilidad en nuestra vida o por el contrario entraron por la puerta sin tener ningún sentido para nuestro hogar y se han ido acomodando en cualquier rincón sin darnos cuenta.

Recuerda que las cosas han sido creadas para servirte y en el momento en que dejan de hacerlo si no ponemos remedio a la situación pueden resultar perjudiciales para nuestro entorno.

ACUMULAR SIN SENTIDO

Acumular no compensa para nada, provoca espacios abarrotados, convirtiéndolos en espacios feos a la vista, acumulan suciedad y a la larga nos dan más trabajo y requieren mucho esfuerzo. Ojito, que estoy hablando de la acumulación “sin sentido” es decir, guardar por guardar cosas simplemente porque les tenemos un apego material. Muy distinto es que guardes la ropa del hermano mayor para que la herede el menor.

Encontrar el equilibrio en ocasiones puede ser difícil pero no imposible. No se trata de ninguna manera vivir sin las comodidades que se ajustan a tu vida, esto trata más bien de quedarse con lo que realmente usamos, con lo que somos felices y con lo que vivimos cómodamente. Por lo tanto, todo lo que sobra, está inservible o no tiene ningún uso, debe ir fuera.

LA REGLA MÁGICA

Te dejo aquí la “regla mágica “ para que la pongas en práctica en todas las categorías de objetos que entran a tu casa. Desde ropa, hasta decoración, juguetes, y un largo etcétera. Es tan sencillo como que “Cada vez que entre algo nuevo, tiene que salir algo” y no al trastero o garaje, si no fuera de la casa.

Tu hogar es el espacio más sagrado que tienes, y más personal, llénalo de cosas que te gusten y sobre todo que te sirvan. ¡Libérate ¡

Gracias por leer.

Publicado el Deja un comentario

RETO DE ELIMINACIÓN

La regla de oro para organizar nuestra casa es la “eliminación” de todo lo que nos sobra, ha dejado de servirnos, ya no está en condiciones de uso o simplemente lo hemos sustituido por otro objeto.   Y aunque parezca fácil ésta es la eterna dificultad para muchas personas. 

Desechar y dejar ir se convierte en obstáculo a la hora de avanzar por el camino del orden . Si no tenemos claro los beneficios que podemos obtener tras una limpieza de todos los trastos que hemos venido arrastrando durante años, puede que no encontremos la motivación para hacerlo.

Los beneficios de una rutina de eliminación son muy claros, ganamos espacio, tiempo y conseguimos un ambiente  más cómodo que irradia belleza a la vez que simplificamos su mantenimiento.

En Japón es tradición realizar una limpieza anual llamada  Osoji y consiste en limpiar y descartar cosas viejas para recibir el nuevo año con energía renovada.   Y  basándome en esta tradición  asiática ,me ha parecido una buena idea terminar el año con un reto de eliminación durante el mes de diciembre, porque lo veo necesario e imprescindible para empezar un año nuevo más ligero de cosas y con mucha motivación para que el descarte continuo se convierta en parte de nuestros hábitos para mejorar el orden en casa.

¿EN QUÉ CONSISTE EL RETO?

Consiste en eliminar un objeto el primer día, dos objetos el segundo día y así sucesivamente,  hasta  descartar 31 objetos el día 31 de diciembre.  Con lo cual, habremos sacado de nuestras casas un total de 496 cosas.  ¿Qué te parece la idea?

¿CÓMO PUEDES REALIZARLO ?

Mi fórmula preferida para conseguirlo es poniendo en práctica la rutina de orden del “destrasteo”, que consiste en elegir un lugar, sección, sector. Esto puede ser un simple cajón, o una balda, la cual debes revisar y detectar cosas que no utilices, estén en mal estado o estén inservibles y eliminarlas de la zona. Es un ejercicio sencillo y fácil de realizar para ir eliminando de a poquito.  

Es importante que vayas anotando  el número de objetos que vas eliminando y así comprobar lo que has conseguido al final del reto.

No importa cuando te unas al reto, lo importante es que consigas eliminar cosas.

Y cómo último apunte te dejo una lista de 35 objetos que he ido detectando a lo largo de los años y que a menudo acumulamos por los rincones de la casa sin darnos cuenta.

Sígueme en redes sociales y etiquétame o comparte conmigo imágenes de los descartes que realices, me hará mucha ilusión ver tus avances.

Descargar PDF