Publicado el Deja un comentario

¿PORQUÉ ACUMULAMOS ?

La acumulación es uno de los problemas más recurrentes en las casas. Espacios abarrotados, que han dejado de ser funcionales y han perdido su encanto. En muchos casos se convierte en un problema de gestión del hogar, por lo tanto, la vida deja de ser cómoda y agradable y pasa a ser una tortura moverse por la zona.

En general acumular se convierte en un hábito recurrente, un hábito silencioso y sobre el cual casi nunca reflexionamos. Simplemente hemos adoptado la costumbre de guardar todo lo que no utilizamos, así sin más. A diferencia de hace algunos años, se acostumbraba usar mucho las cosas, remendar, reparar y traspasar para aprovechar al máximo la utilidad de casi todo. No era muy fácil acceder a determinadas comodidades por lo que todos los recursos se gestionaban de manera diferente. Y guardar tenía un sentido, pues sabíamos que iba a pasar a otras manos o que serviría más adelante.

Hoy en día en tan fácil comprar y sustituir todo lo que se nos pueda ocurrir por otro objeto que esté de tendencia, o simplemente porque nos gusta. Lo que más se acumula en una casa es ropa, ya que vivimos en una sociedad que nos condiciona a ir vestidos para la ocasión, para ir a la piscina, para ir de fiesta, para ir a algún evento social, etc. La ropa es muy fácil y asequible de adquirir, la hay más barata y más cara, para todos los bolsillos, pero indistintamente de nuestro poder adquisitivo, hablamos de que sustituimos sin parar temporada tras temporada, con lo cual vamos dejando atrás muchas cosas que ya no nos hace ilusión usar.

El ciclo de adquirir para sustituir es casi infinito, pero ¿Qué pasa si ese ciclo no lo sabemos gestionar?. Pasa que nuestros armarios y muebles se ven atestados de cosas que vamos dejando en el olvido porque nos centramos siempre en lo nuevo que llega a nuestra casa. Y nuestras casas se van convirtiendo en un lugar de almacenamiento, no en un hogar para vivir.

¿CUÁNDO DEBEMOS PREOCUPARNOS?

Acumular se convierte en un problema cuando las cosas invaden nuestro espacio vital y no nos permite estar a gusto, cuando las cosas toman las riendas los espacios y no al revés.

Si analizáramos con detenimiento cada rincón de nuestro hogar, y empezamos abriendo los cajones de cualquier armario, ¿Qué cantidad de cosas encontraríamos que no utilizamos para nada?. Seguramente muchos objetos inservibles, absurdos o descubriríamos que tenemos muchas unidades de un mismo objeto, o que hemos guardado algo que no sirve para nada, y en realidad no tenemos ni idea de cómo ha llegado hasta ahí y está ocupando un espacio.

Los objetos silenciosos que se van quedando por lo rincones y cajones de nuestra casa son muchos, yo he creado una lista de 35 pero seguramente que encontraré muchas más. Estos son objetos que en su momento fueron útiles pero que ya no tienen ninguna utilidad en nuestra vida o por el contrario entraron por la puerta sin tener ningún sentido para nuestro hogar y se han ido acomodando en cualquier rincón sin darnos cuenta.

Recuerda que las cosas han sido creadas para servirte y en el momento en que dejan de hacerlo si no ponemos remedio a la situación pueden resultar perjudiciales para nuestro entorno.

ACUMULAR SIN SENTIDO

Acumular no compensa para nada, provoca espacios abarrotados, convirtiéndolos en espacios feos a la vista, acumulan suciedad y a la larga nos dan más trabajo y requieren mucho esfuerzo. Ojito, que estoy hablando de la acumulación “sin sentido” es decir, guardar por guardar cosas simplemente porque les tenemos un apego material. Muy distinto es que guardes la ropa del hermano mayor para que la herede el menor.

Encontrar el equilibrio en ocasiones puede ser difícil pero no imposible. No se trata de ninguna manera vivir sin las comodidades que se ajustan a tu vida, esto trata más bien de quedarse con lo que realmente usamos, con lo que somos felices y con lo que vivimos cómodamente. Por lo tanto, todo lo que sobra, está inservible o no tiene ningún uso, debe ir fuera.

LA REGLA MÁGICA

Te dejo aquí la “regla mágica “ para que la pongas en práctica en todas las categorías de objetos que entran a tu casa. Desde ropa, hasta decoración, juguetes, y un largo etcétera. Es tan sencillo como que “Cada vez que entre algo nuevo, tiene que salir algo” y no al trastero o garaje, si no fuera de la casa.

Tu hogar es el espacio más sagrado que tienes, y más personal, llénalo de cosas que te gusten y sobre todo que te sirvan. ¡Libérate ¡

Gracias por leer.

Publicado el Deja un comentario

EDUCAR EN EL VALOR DEL ORDEN

Para iniciar a nuestros hijos en el orden desempeñaremos el papel de su acompañante en todo momento, enseñándole dónde va cada cosa, diciéndole que cada vez que terminamos de jugar, recogemos para que las cosas vuelvan a estar ahí para cuando las queramos coger nuevamente.

De los 2 a los 6 años los niños se encuentran en un período absorbente en su desarrollo por lo que interiorizan y se impregnan de su ambiente. Si le ofrecemos un ambiente organizado entenderá el orden en su vida como algo que forma parte de su aprendizaje. como quien aprende a caminar, a comer, etc.

El orden material contribuye al orden mental que permitirá a los niños ser más independientes, más maduros y más libres. La sobre protección les priva de la posibilidad de esforzarse y desarrollarse como personas.

HÁBITOS

La forma más fácil y natural de enseñar orden a los niños es a través de hábitos y rutinas de orden en casa. Aquí determinamos los momentos en que debemos recoger y devolver las cosas a su lugar. Con esta práctica el niño interiorizará el orden como algo necesario para su desarrollo . Se acostumbra a vivir en un ambiente ordenado que le brinda seguridad y comodidad.

Los niños en edad temprana son más receptivos para adquirir el hábito del orden, no esperes a que crezcan para que adquieran este hábito.

LAS ACTIVIDADES

A los niños en general no les gusta ordenar porque no es una actividad divertida, así que si le pides que recoja así de primeras pues lo más probable es que no lo haga , y más aún si nunca antes lo había hecho porque no se lo habías enseñado.

Motiva a tus hijos a recoger con una canción, con un baile, con un concurso para ver quien recoge más trocitos, etc. Aquí lo más importante es que, sienta que recoger es parte del juego. Y aquí no te voy a mentir, a medida que crecen entienden que recoger no es precisamente la parte más divertida, pero lo hacen porque saben que es parte de lo que sigue después del juego. Entonces es cuando te das cuenta que lo tienen interiorizado aunque les cueste lo hacen de forma automática porque así se lo hemos enseñado.

LOS MATERIALES

No olvides que para poder exigir que guarden deben tener lugares adecuados dónde guardar. Ofrece a tus hijos fórmulas sencillas para guardar los juguetes como :cestos, cajas, o muebles con cajones a su altura para que puedan poner en su lugar las cosas después de usarlas.

Si aún no tienen edad de leer , pega un dibujo por cada categoría de juguetes que tenga para que identifiquen dónde va cada cosa.

Delimita la zona de juegos en la casa, para que ellos sepan dónde deben permanecer sus cosas y así evitar que los juguetes invadan las demás estancias de la casa.

Cuando hay hermanos de distinta edad en casa, la mejor fórmula para darle un espacio a cada uno es colocando las cosas a distintas alturas, dependiendo de la edad que tengan.

En general vivimos en un mundo organizado con horarios, rutinas, normas que cumplir, etc., por lo que el orden forma parte fundamental de los hábitos que transmitimos a nuestros hijos.

Gracias por leer ! y hasta la próxima

Publicado el Deja un comentario

CÓMO EVITAR EL EFECTO REBOTE EN EL ARMARIO

Se acerca el cambio de armario y con él la eterna batalla para mantener el armario organizado como el primer día en que hiciste el cambio de temporada.

Pues a los días vuelve a estar todo revuelto, y fuera de control. Cuando abres el armario se te cae una montaña de cosas encima , nunca encuentres la ropa que te quieres poner y terminas poniéndote siempre lo mismo. O puede incluso, que en esa lucha entre tu armario y tu encuentres prendas que ni te acordabas que tenías.

A pesar de todos tus esfuerzos y que has utilizado cajas y cestos y muchos artículos de orden no consigues tener el armario que quieres.

Mantener el orden en el tiempo es lo que más deseamos, sin embargo para alcanzar este resultado debemos atender a un par de cosas de las que te hablo a continuación.

EL ESPACIO

Es fundamental que tengamos claro con qué espacio contamos y ser conscientes de los límites naturales que nos marca el espacio, eso significa que debemos ajustarnos a los espacios de almacenaje que tengamos . Si tenemos únicamente dos cajones para guardar ropa y una barra para colgar debemos acomodar todas nuestras prendas aquí.

El espacio es finito, lo que significa que no lo podemos estirar o ampliar. Pero sí que podemos utilizar nuestra creatividad para mejorar su distribución y optimizarlo. Te pongo un ejemplo: a lo mejor no habías pensado que si pones una doble barra en el armario de los niños podrías ganar espacio de almacenaje. Buscar ideas para utilizar los espacios desaprovechados cuando no tenemos mucho de dónde sacar es una buena solución a nuestras necesidades de almacenamiento.

LA CANTIDAD

Si queremos orden debemos respetar el espacio y el número de unidades que caben en él. Si en un cajón nos caben 12 camisetas perfectamente organizadas y nos vamos de compras y pretendemos meter otras 4 el problema vuelve a estar presente.

Cuando los espacios se desbordan el desorden aflora. Mantener el control del volumen de cosas nos ayudará a no pasarnos de esos límites naturales que nos marcan las distintas zonas de nuestro armario.

Para ello es primordial hacer una limpieza exhaustiva de prendas que venimos acumulando temporada tras temporada. Llegó la hora de desprenderse de todas esas prendas a las que les hemos dado una y otra vez la oportunidad de quedarse pero llevamos meses o años sin ponernos.

Es posible que no seamos conscientes de esto ya que hacemos el cambio de armario por inercia y no nos hemos parado a pensar en lo que tenemos y si nos merece la pena mantenerlo guardado. Un ejercicio que nos ayudará a visualizar todo lo que tenemos es sacar todas las prendas de cajones y barra de colgar . Ponlo todo a la vista organizada por categorías, y piensa en el uso que le das a cada una de las prendas y por último elimina sin contemplaciones .

Quédate sólo con el número de prendas que quepan con holgura en los espacios con los que dispones.

Recuerda que cuando guardas más prendas de las que caben éstas terminan arrugadas.

LOS ARTÍCULOS DE ORDEN

Los artículos de orden han sido creados para ayudarnos a mantener en orden nuestras prendas y objetos pero no hacen milagros, así que debemos utilizarlos únicamente cuando nos hagan falta. Tener muchos artículos de orden no nos garantiza el orden precisamente. Por esa razón debemos comprar solamente lo que necesitemos .

UN SISTEMA DE ORGANIZACIÓN DURADERO

Pues como no puede ser de otra manera, nuestras costumbres y estilo de vida son aspectos importantes a tomar en cuenta si queremos llegar al fondo del asunto y crear un armario más organizado.

Analizar nuestros hábitos de consumo nos llevará a determinar con qué frecuencia compramos ropa ,qué criterios utilizamos para comprar, nos dejamos llevar por las ofertas? , o por el impulso de tenerlo?

Establecer hábitos de compra para dejar de comprar de forma compulsiva es uno de los filtros que mejor funcionan para que nuestro armario no se llene de prendas inservibles.

Comprar sin control es muy mala idea, pues nos lleva a abarrotar el armario.

Utilizar la premisa, “compro uno, sale uno” es una buena fórmula para no acumular innecesariamente.

REVISIÓN CONTINUA

Realizar un examen de lo que vamos incorporando a lo largo de la temporada es un ejercicio que nos ayudará a conocer mejor nuestros gustos actuales y analizar si las piezas que guardamos merecen tener un espacio o simplemente ya no encajan en nuestras preferencias. Al final de la temporada cuando hagas el cambio de armario será más fácil, ya que tendrás una colección de prendas bastante seleccionadas que realmente son funcionales en tu guardarropa.

Para evitar el efecto rebote, debemos limitar las cosas al espacio que se les haya asignado y cuando hayan demasiadas, será preciso deshacerse de algunas.  

Hasta aquí por hoy y espero que consigas mejorar el orden en tu armario. ¿quieres dejarme algún comentario? me encantará leerte.