Publicado el Deja un comentario

ORGANIZA TUS COMIDAS CON LA TÉCNICA DEL BATCH COOKING

Abordaré quizás mi forma favorita de ORGANIZAR las comidas en casa semanalmente.

Hoy les hablaré del Batch Cooking, o meal prep que en castellano significa “preparar por adelantado”. Aunque nos parezca algo nuevo porque últimamente está muy de moda, esta forma de cocinar lo han venido haciendo nuestras madres y abuelas desde siempre.

El Batch Cooking consiste en realizar varias preparaciones para congelar y refrigerar en base a un menú previamente establecido y que nos permitirá resolver comidas y cenas para el resto de la semana.

Esta forma de organizar las comidas, nos ayuda a incorporar el hábito de comer sano y variado, con lo cual ganamos en tiempo, orden y salud.

LO QUE NECESITAS

1. Cocinar platos que puedas congelar y /o refrigerar, y para ello deberás valorar si los alimentos son susceptibles de congelación o simplemente admiten refrigeración.

2. Envases herméticos que te permitan la conservación de los alimentos como tuppers y frascos. Es importante que los envases tengan un buen cierre, esto permitirá mantener los alimentos.

3. Recetas, te recomiendo que te inicies cocinando recetas que conozcas, con las que te manejes bien ya que experimentar con recetas que no dominas puede ser un riesgo, por el trabajo que conlleva un cocinado múltiple y puedes llegar a frustrarte.

Congelar por raciones, te ayudará a tener las cantidades que necesitas para consumir en cada tiempo de comida.

PLANIFICACIÓN

Utiliza productos de temporada , conseguirás ahorrar en la compra.

Revisa previamente despensa y congelador y aprovecha todos los productos que tengas en casa. Y posteriormente realiza la lista de la compra con los ingredientes que te hacen falta.

Organiza semanalmente las comidas , sin embargo también puedes programar el cocinado para dos o tres días nada más. Recuerda que la idea es cocinar por adelantado para tener en el futuro por lo tanto, podrás adaptarlo a tus necesidades.

Personalmente, planifico y cocino los menús semanalmente porque me viene bien esta forma de organizarme así que solo tienes que encontrar el sistema que mejor se adapte a ti.

TRUCO DE ORDEN : Te recomiendo que escribas en una libreta los menú que has seleccionado semanalmente con su respectiva la lista de la compra e ingredientes completa. Cuando decidas echar mano de esas recetas nuevamente, tendrás hecha la lista de los productos que necesitarás.

El batch cooking nos permite organizar la tarea de cocinar semanalmente. Te animo a que la pongas en práctica y te ahorres el desgaste del cocinado a diario y el estrés que esto conlleva en muchos casos.

Descargar PDF

Publicado el Deja un comentario

LA LISTA DE LA COMPRA Y LA ORGANIZACIÓN DE MENÚS

La lista de la compra es fundamental para organizar nuestros menús semanales. Aunque parece fácil la lista de la compra necesita de estrategia de orden para que resulte lo más útil posible y sobre todo que nos facilite la elaboración de nuestros platos.

Para empezar una lista de la compra debemos saber con qué existencias contamos y para ello debemos repasar 3 lugares en dónde acostumbramos a conservar alimentos. Éstos son : la despensa, el frigorífico y el congelador.

PASOS PREVIOS

Para hacer el inventario de todos los alimentos que tenemos almacenados en casa empezaremos por la despensa.

Haremos un inventario de lo que actualmente guardamos en este espacio. Es importante que revises fecha de caducidad y valora si es un alimento de consumo habitual o lo has comprado para cocinar alguna receta nueva que has intentado y finalmente nunca lo volviste a usar. Si fuera este el caso, este alimento debe ir fuera.

Lo que no corresponde a tu dieta frecuente y tengas almacenado desde hace mucho tiempo debes eliminarlo al igual que todo lo que esté pasado de fecha o en mal estado. Posteriormente harás la lista de todos los alimentos y la cantidad que tienes en existencia.

El siguiente lugar que revisaremos es el congelador. Deberás comprobar las raciones de comida que tengas congelada y el tiempo que lleva ahí. Lo recomendable es que las comidas cocinadas y congeladas se consuman en un máximo de entre 6 y 9 meses. Posteriormente comprobarás el resto de alimentos: carnes, pescados, verduras, masas, etc. Y harás igualmente una lista completa de los productos congelados.

Y finalmente la tercera lista corresponde al frigorífico en donde harás el mismo ejercicio. Comprueba las condiciones en que se encuentran los alimentos, elimina los que esté en mal estado o pasado de fecha y haz la lista final de lo que tienes en existencia.

ORGANIZACIÓN DE MENÚS

Con estas tres listas empezaremos a confeccionar nuestros menús pues la idea es que aprovechemos todo lo que tenemos en existencia para organizar las comidas.

La organización de los menús nos evitará muchos quebraderos de cabeza a la hora de decidir qué comer, por lo tanto intenta planificar los almuerzos, las cenas, y las meriendas.

Mi recomendación es que hagas la planificación semanalmente de lunes a viernes, ya que durante el fin de semana el ritmo que llevamos es diferente y normalmente o salimos a comer, o vamos a casa de los abuelos, o pedimos algo, etc. Así que no incluimos el fin de semana.

Esta planificación deberá estar basada en los platos que habitualmente se consumen en casa, para que no te resulte difícil ya que si te aventuras a recetas nuevas o a planificar comidas que nunca antes has hecho es posible que te canses y te desmotives. En todo caso puedes incluir un plato nuevo cada semana o cada 4 semanas para ir variando.

TRUCO DE ORDEN : si la tarea de anotar los menús se te hace muy pesada, anota las comidas que haces diariamente. Al finalizar la semana tendrás hecha una planificación de comidas , y así sucesivamente hasta tener una colección de menús suficientes para ir intercalando.

HACER LA COMPRA

Cuando vayamos hacer la compra debemos echar un vistazo a nuestra planificación semanal de menús y repasar las tres listas anteriores para saber lo que tenemos y anotar lo que nos hace falta por comprar. Con esto conseguiremos hacer una compra que se ajusta a nuestras necesidades sin tener que comprar a ciegas o según se nos vaya ocurriendo, con lo cual la posibilidad de que los alimentos se nos echen a perder es mínima.

Otra ventaja que tenemos al hacer la lista de la compra es que podremos ceñirnos a nuestro presupuesto sin llevarnos sorpresas inesperadas.

Y como último consejo no vayas con hambre a hacer la compra porque gastarás más y comprarás caprichos no necesarios.

Hasta aquí por hoy, si me necesitas escríbeme a infocasabambu@gmail.com

Déjame un comentario, me encantará saber tu opinión