Publicado el Deja un comentario

3 TIPS PARA ORGANIZAR EL ARMARIO DE LOS NIÑOS

El armario infantil es a menudo un lugar complicado de mantener en orden para nosotras las madres ya que los niños necesitan de mucha ropa. Ya sea porque se les va quedando pequeña o porque realicen determinadas actividades deportivas o extra-escolares que les requiere el uso de determinadas prendas.

Si tenemos más de un hijo la cosa se complica, pues tenemos ropa en varias tallas y si le sumamos que la ropa de un hermano pasa a otro pues nos juntamos con un armario hasta arriba en donde necesitaremos tener un sistema que nos ayude a tener claro que prendas corresponden a cada hermano.

Por otro lado, el gasto de ropa para un niño es bastante frecuente y si tienes bajo control el orden esto te ayudará a saber en qué momento hay que comprar algo, lo que se traduce en una buena gestión a nivel económico, evitando un despilfarro en compras duplicadas.

Por esas y muchas razones más te daré las claves que necesitas para organizar éste armario y que deje de ser un problema.

  1. VALORACIÓN Y ELIMINACIÓN

Empezaremos por hacer una limpieza de todo lo que tenemos guardado en el armario.

Y para ello te propongo preparar cajas o bolsas para hacer los siguientes montones:

  • Ropa que se ha quedado pequeña y está en buenas condiciones pero se les ha quedado pequeña
  • Ropa que está en malas condiciones, tiene machas y se ha echado a perder, o tiene roturas y la prenda está inservible.

Y el tercer montón que corresponde a lo que irá dentro del armario:

  • Ropa que está en buenas condiciones y corresponden a su talla actual

Lo siguiente será vaciar el armario, sin dejar nada en cajones o baldas, y colocaremos toda la ropa encima de la cama.

Clasificaremos por tipo de prendas y posteriormente por talla, si tenemos varias tallas.

Haremos una revisión de la ropa exhaustivamente. Aquí valoraremos las condiciones de las prendas. E iremos poniendo en los distintos montones a que corresponde según estén las prendas.

Para valorar si las prendas aún les valen a los niños podemos hacerlo de dos formas o bien se las probamos por encima, cosa que a veces no resulta fácil porque no les gusta, o te ayudas de una prenda que sabes que le queda bien y la utilizas como guía para comprobar el resto de la ropa.

Una vez valorada toda la ropa y teniendo claro con qué nos quedamos empezaremos a organizar.

Recuerda guardaremos en el armario solamente aquella ropa que les vale en este momento.

Si aprovechas el momento para traspasar ropa de un hermano a otro, deberás ir haciendo a la vez una clasificación por cada uno de los niños.

2. SISTEMA DE ORGANIZACIÓN

Nuestras necesidades de espacio son distintas al igual que son distintas nuestras necesidades de orden por lo que te daré un proceso de organización muy simple para que puedas adaptarlo a lo que necesites.

Las prendas de los niños al ser pequeñas ocupan poco espacio, así que si tienes espacio en la barra te recomendaría que colgaras todo lo que puedas: camisas, pantalones, faldas , vestidos, chalecos, chaquetas, abrigos, jerseys.

El resto de prendas organiza por categorías ( camisetas manga corta, camisetas manga larga, camiseta manga sisa, etc ) y establece un lugar para cada tipo de prendas. Por ejemplo: cajón de la ropa interior, cajón de las prendas superiores

Dobla en vertical y gana espacio, y si además organizas por colores el efecto visual será un cajón bonito en dónde encontrarás todo de un vistazo.

TRUCO DE ORDEN : guarda por conjuntos conseguirás ganar tiempo a la hora de vestir a los niños. Puedes hacer conjuntos colgados o doblados en vertical.

Si los hermanos comparten el mismo armario, divide por secciones y estipula un espacio para cada uno. Puedes ayudarte de etiquetas para que nadie olvide dónde están sus cosas.

3. MANTENIMIENTO

La eterna duda es como hacemos para mantener el orden a largo plazo y no se convierta el armario en un caos en donde no encontramos nada. Mi recomendación es que hagas una cápsula de ropa.

La cápsula de ropa es una colección de prendas combinables entre si. Para ello deberás hacer una selección cuidadosa de las prendas de arriba y de abajo así como los zapatos con el fin de hacer varias combinaciones. Para tenerlo más claro , agrupa la ropa por categorías y ve haciendo conjuntos y combinaciones.

La cápsula de ropa la puedes construir según las costumbres, las necesidades y el estilo de vida de tu familia.

Con esta fórmula tendrás una serie de prendas que podrás combinar perfectamente por lo que no necesitarás comprar tanta ropa para cubrir las necesidades de tu pequeño.

Recuerda, si compras ropa es porque tu hijo /a la necesita, lo que significa que entrarán nuevas prendas para sustituir a otras. Porque cuando los espacios se desbordan y se empiezan a inundar el desorden aflora.

Espero haberte ayudado a poner un poco de orden en el armario infantil.

¡Hasta la próxima y gracias por leer!

Publicado el Deja un comentario

EDUCAR EN EL VALOR DEL ORDEN

Para iniciar a nuestros hijos en el orden desempeñaremos el papel de su acompañante en todo momento, enseñándole dónde va cada cosa, diciéndole que cada vez que terminamos de jugar, recogemos para que las cosas vuelvan a estar ahí para cuando las queramos coger nuevamente.

De los 2 a los 6 años los niños se encuentran en un período absorbente en su desarrollo por lo que interiorizan y se impregnan de su ambiente. Si le ofrecemos un ambiente organizado entenderá el orden en su vida como algo que forma parte de su aprendizaje. como quien aprende a caminar, a comer, etc.

El orden material contribuye al orden mental que permitirá a los niños ser más independientes, más maduros y más libres. La sobre protección les priva de la posibilidad de esforzarse y desarrollarse como personas.

HÁBITOS

La forma más fácil y natural de enseñar orden a los niños es a través de hábitos y rutinas de orden en casa. Aquí determinamos los momentos en que debemos recoger y devolver las cosas a su lugar. Con esta práctica el niño interiorizará el orden como algo necesario para su desarrollo . Se acostumbra a vivir en un ambiente ordenado que le brinda seguridad y comodidad.

Los niños en edad temprana son más receptivos para adquirir el hábito del orden, no esperes a que crezcan para que adquieran este hábito.

LAS ACTIVIDADES

A los niños en general no les gusta ordenar porque no es una actividad divertida, así que si le pides que recoja así de primeras pues lo más probable es que no lo haga , y más aún si nunca antes lo había hecho porque no se lo habías enseñado.

Motiva a tus hijos a recoger con una canción, con un baile, con un concurso para ver quien recoge más trocitos, etc. Aquí lo más importante es que, sienta que recoger es parte del juego. Y aquí no te voy a mentir, a medida que crecen entienden que recoger no es precisamente la parte más divertida, pero lo hacen porque saben que es parte de lo que sigue después del juego. Entonces es cuando te das cuenta que lo tienen interiorizado aunque les cueste lo hacen de forma automática porque así se lo hemos enseñado.

LOS MATERIALES

No olvides que para poder exigir que guarden deben tener lugares adecuados dónde guardar. Ofrece a tus hijos fórmulas sencillas para guardar los juguetes como :cestos, cajas, o muebles con cajones a su altura para que puedan poner en su lugar las cosas después de usarlas.

Si aún no tienen edad de leer , pega un dibujo por cada categoría de juguetes que tenga para que identifiquen dónde va cada cosa.

Delimita la zona de juegos en la casa, para que ellos sepan dónde deben permanecer sus cosas y así evitar que los juguetes invadan las demás estancias de la casa.

Cuando hay hermanos de distinta edad en casa, la mejor fórmula para darle un espacio a cada uno es colocando las cosas a distintas alturas, dependiendo de la edad que tengan.

En general vivimos en un mundo organizado con horarios, rutinas, normas que cumplir, etc., por lo que el orden forma parte fundamental de los hábitos que transmitimos a nuestros hijos.

Gracias por leer ! y hasta la próxima